search
Es
expand_more
FACEBOOK · TWITTER · LINKEDIN · INSTAGRAM
close
Buscando...
Desarrollos

{{result.title}}

{{result.city}}

Ver desarrollo
Español English

CDMX La Esmeralda 6 Col. Hipódromo Condesa

Esmeralda_Condesa_México (1)
No. de viviendas
39
Área libre m2
244
Superficie predio
1172
Arq.
Arq. Javier Sánchez
Apto. desde m2
48
Apto. hasta m2
160
Año
2018
Ciudad
CDMX
U
La Esmeralda 6
por Gastón Porte

Ubicado a sólo unos pasos de algunos de los centros de entretenimiento más populares de la colonia Hipódromo Condesa, e incluso aledaño a la colección de comercios de la avenida Insurgentes Sur, el inmueble La Esmeralda es un vivo ejemplo, inamovible –en un sentido, incluso, antisísmico de la palabra– de la intervención arquitectónica con los recuerdos de sus primeros cimientos.

El proyecto de La Esmeralda es un ejemplo único de intervención sobre un edificio con un alto grado de valor histórico. La operación inicial data de un proyecto realizado en 1953 por parte del arquitecto José Creixell del Moral, un célebre colaborador en proyectos con importantes arquitectos como Luis Barragán y Enrique del Moral, además de ser un representante del estilo art déco y del funcionalismo de las décadas de 1940 y 1950 en la Ciudad de México.

La Esmeralda es un conjunto de tres edificios de seis niveles de altura. Estos sobresalen en una de las avenidas más populares de la capital de México. La expectativa del complejo es enfatizar la elegancia y la resonancia de los movimientos artísticos del pasado en consonancia con los esfuerzos de los ingenieros que encumbraron los logros más caros en edificaciones dentro de la Ciudad de México. Conectados entre sí gracias a una serie de corredores tradicionales por niveles, el inmueble además se compone de basamentos de altura y media con una recepción iluminada por refinadas luces, y ornamentada con acabados diseñados especialmente para destacar los valores de la composición arquitectónica en la década de 1950 que recorren todas las arterias internas del proyecto, con un piso verde esmeralda planeado como fabricación in situ con una composición única dentro de los desarrollos de Javier Sánchez.

La intervención no buscaba la alteración de la imagen original del edificio a nivel composición estructural, aunque finalmente le proveyó de una nueva complexión vía el cambio de los acabados y aquellos detalles de la estructura metálica con la que se redistribuyó el peso. Su objetivo era aligerar al edificio y reforzar al esqueleto que sostenía al edificio, además de una sustitución de acabados interiores y exteriores para edificar con una sintonía industrial, aunque con acabados de lujo, y resaltar los valores inherentes a la plástica de interiores amplios en las urbes clásicas a nivel internacional. Recupera, de algún modo, cierto temperamento neoyorkino o londinense con un diseño deudor de las restauraciones de espacios que se popularizaron en la década de 1990 en corrientes minimalistas que compaginan perfectamente con la visión funcionalista de JSa. Con una serie de marcos metálicos, el proyecto no sólo cumplió su principal objetivo, sino que le brindaron un toque original que adorna a los departamentos. Se demolieron algunos muros interiores, y los espacios internos se expandieron a la perspectiva de los huéspedes. Las fachadas exteriores fueron restauradas en su totalidad. Además, se aprovecharon los espacios entre torres para la generación de amplios espacios, patios y terrazas.

Los departamentos son amplios y juegan con las estructuras metálicas que soportan al nuevo edificio como parte de sus virtudes de diseño interior. Los acabados de madera que recorren los suelos de las habitaciones trazan de lado a lado los departamentos, demarcando la profundidad que le aporta, brindándole un aire refinado y, debido a la claridad de la madera, que se ve circundada por vetas naturales, aporta a la expansión óptica del espacio, lo que brinda una sensación hogareña en los edificios. Las ventanas recorren la totalidad del departamento e iluminan en espacios clave para el correcto juego de luces. Las comodidades, la cocina, los sanitarios y los cuartos son uno mismo; son espacios singulares que funcionan como un solo organismo.

El reto de este desarrollo consistió en dotar a los departamentos de espacios abiertos y luz natural generosa al redistribuir la composición de las estancias. El proyecto original, al cual JSa reinterpretó, fue diseñado en 1953 por el arquitecto José Creixell, uno de los máximos exponentes del funcionalismo en México. Creixell realizó aportaciones trascendentales a la técnica constructiva en sus investigaciones Estabilidad de las construcciones y Construcciones antisísmicas, que lo convirtieron en uno de los más respetados expertos en el comportamiento sísmico de las edificaciones. El diálogo de los refuerzos estructurales de la intervención de JSa, con los motivos de metal y madera en el diseño interior, que goza de terrazas amplias, se integran a la composición de Creixell.

El trabajo en los detalles del reforzamiento de la estructura y la elegancia de los pasillos, recuerdan a una época en México donde la gloria de la cultura se enfrentaba a cambios tremendos en la economía y la política. El proceso de construcción, la transmisión de seguridad gracias a los marcos metálicos que recorren cada una de las viviendas y que viven con el exterior forman parte del sesgo íntimo que Javier Sánchez, junto con su equipo, imprimieron en este proyecto, cuya mayor dicha fue probar que se podía componer, también, a punta de demolición sin perder respeto por la tradición. Las nuevas fachadas adornan mientras los transeúntes sienten la dicha del inmueble. Ya recorrer el mezzanine y visualiza la incandescencia del techo, aquel que identifica el característico color que brinda el nombre al inmueble, y aquél que disfruta del placer visual por el proyecto que ornamenta a la colonia.

Reserva una visita

Amsterdam68_Condesa_Mexico
Ámsterdam 68
Col. Hipódromo
Conjunto-Juan-de-la-Barrera_Condesa_México
Conjunto Juan de la Barrera
Col. Hipódromo Condesa